Proyectores

Ya sea con fines de ocio o profesionales, los criterios de selección de un proyector variarán mucho según las necesidades, ya sea óptica, tecnología, espacio u otro tipo de característica. Tendremos que tener en cuenta todos estos puntos para que se pueda efectuar una elección acertada según a que uso se va a dedicar el proyector.

Elegir el proyector de vídeo adecuado no es una tarea fácil. Hay muchos modelos y tecnologías, y a veces es complicado encontrar el camino a través de esta masa de términos técnicos indigeribles… Para ello, te ofrecemos una sencilla guía de compra de proyectores, que te permitirá elegir el que mejor se adapte a tus expectativas y necesidades.

¿Qué uso le voy a dar a mi proyector?

Esta es la primera pregunta que debes hacerte, y son posibles varios escenarios. De hecho, la elección del proyector será diferente, dependiendo de si estás planeando utilizarlo para cine en casa, para uso profesional, videojuegos…

Un proyector para oficina y presentaciones profesionales.

Para una oficina y presentaciones profesionales, es preferible un proyector de vídeo con una distancia focal corta (muy importante) y capaz de visualizar los formatos de archivos más populares. Por lo tanto, buscaremos la compatibilidad con archivos PDF y Microsoft Office (PowerPoint, Excel…), o incluso la compatibilidad con ciertos códecs de vídeo para emitir una presentación grabada por ti mismo. Los videoproyectores diseñados para oficinas son generalmente ligeros, portátiles y asequibles, lo que te permite llevarlos a cualquier parte contigo… Sus únicas desventajas son su definición, funcionalidad y procesamiento de vídeo, que a menudo son inferiores a los de sus hermanos mayores destinados a cine en casa.

Para elegir el proyector de cine en casa adecuado, debes apuntar hacia un modelo Full HD (1080p), Ultra HD (2160p) o incluso 4K de Canon, con un buen contraste (desde 2000:1) para aprovechar todo el potencial de las fuentes de alta definición, como un reproductor de Blu-ray, un reproductor de 4K o un PC con una tarjeta de vídeo adecuada. Estos proyectores están equipados con conectividad HDMI. El objetivo de un proyector de cine en casa es reproducir películas con la mayor precisión posible, para obtener un renderizado similar al obtenido en salas de cine. Por lo tanto, la fluidez también es esencial. Ten en cuenta que algunos proyectores de Canon pueden competir con los que se utilizan en los cines reales. En cualquier caso, opta por marcas reconocidas, sólo ellas disponen de los conocimientos técnicos necesarios.

Un buen proyector para cine en casa también será bueno para los videojuegos. Por supuesto, todas las consolas funcionarán perfectamente con los últimos modelos de proyectores Ultra HD de 4K, incluso si tus juegos están en 1080p. Para una consola de nueva generación (Xbox One S, PS4 Pro), recomendamos un proyector Full HD o Ultra HD, ya que muchos de los juegos son de 1080p, y los juegos de 4K son cada vez más numerosos. Por otro lado, para una PS3, una Xbox 360, con un proyector de 720p será suficiente. De hecho, el gran punto en el que los jugadores deben centrarse es en el input lag (tiempo que pasa desde que la imagen se genera desde una fuente hasta que la imagen aparece en la pantalla)… Al igual que con un televisor, un proyector sufre de un retraso en la visualización que puede afectar a su rendimiento en el juego y a su comodidad. Elegir un proyector que conste con un modo juego o un modo rápido, es esencial.

Captar la atención de una audiencia y transmitir mensajes es la gran dificultad de dirigirse a una clase. Cualquiera que sea la reunión, el número de personas y el mensaje que se quiera transmitir, un apoyo visual siempre es interesante. El proyector de vídeo es una gran herramienta para ayudarte en este cometido. Los avances tecnológicos de los últimos años han permitido ofrecer modelos muy asequibles y versátiles.

El brillo tiene un papel muy importante, porque es la potencia de la lámpara lo que le hará proyectar una imagen correcta incluso en un entorno luminoso. Sabemos lo difícil que es a veces estar en oscuridad total en un aula, a veces incluso imposible. Asegúrate de elegir un modelo que ofrezca tantos lúmenes como sea posible.

El contraste también tiene un papel importante en la calidad general de la imagen. Especialmente cuando se muestran textos e imágenes, es importante que los negros y los blancos sean claramente distinguibles, así que ten cuidado con la relación de contraste.

En cuanto a la resolución, que es el número de píxeles que el proyector mostrará en la superficie de proyección, cuantos más, mejor. Al menos se recomienda comenzar con una resolución WXGA de 1280 * 800 si planeas proyectar documentos con texto.

¿Qué proyector necesito según la habitación?

Hay dos restricciones principales a considerar: el brillo de la sala de proyección y el tamaño de la habitación. Si no tienes mucho espacio, tendrás que elegir un proyector con una distancia focal corta o ultracorta. Estos proyectores pueden colocarse muy cerca de la pantalla, manteniendo la principal ventaja de un proyector, a saber, el tamaño de la imagen. También se reducen los fenómenos de sombra y deslumbramiento. Como se mencionó anteriormente, los videoproyectores para presentaciones profesionales o educativas requerirán casi necesariamente este tipo de distancia focal.

¿Qué proyector compro para una habitación luminosa?

En una habitación como una sala de estar, la presencia de ventanas induce una luz importante: en este caso, un proyector de vídeo con una alta luminosidad es obligatorio. Se considera que a partir de 1500 lúmenes ANSI se puede utilizar cómodamente un proyector en una estancia luminosa. Sin embargo, si la habitación en cuestión es grande y muy luminosa (sala de conferencias, aula, sala de estar expuesta…), entonces un valor de 2000 lúmenes será más apropiado. Ten en cuenta que el brillo del proyector disminuye a medida que se aleja de la pantalla.

¿Qué proyector es mejor para un cuarto oscuro?

En una habitación oscura, o en la oscuridad total, la luminosidad no es tan decisiva, aunque siga siendo importante. A partir de 1000 lúmenes, en completa oscuridad, la proyección es satisfactoria. Pero cuanto más alto es el brillo, más lejos puede estar el proyector de la pantalla, manteniendo al mismo tiempo un renderizado adecuado.

Una buena relación de contraste también es necesaria para mostrar buenos negros y para asegurar una profundidad de imagen satisfactoria. No lo dudes, cuanto mayor sea el contraste, mejor. Generalmente, a partir de 800:1 en adelante, los negros comienzan a ser aceptables, pero para disfrutar plenamente de la representación de cine en casa, un contraste mínimo de 2000:1 es lo más idóneo. Una vez más, todo depende del entorno.

En cualquier caso, ten en cuenta que cuanto mayor sea el tamaño de la imagen y mayor sea la luminosidad ambiental, mayor será el brillo necesario en el proyector. No obstante hay que tener cuidado con los sistemas de medición de brillo muy optimistas utilizados por algunos fabricantes. Ante la duda, divide este valor por 2, para estar más tranquilo. Para el brillo de cine en casa, existe un estándar establecido por la SMPTE. Este estándar recomienda un brillo de pantalla de 12 y 16 foot-lambert (las salas de cine parten de 16 Fl).

Mostrando todos los resultados 15